¿Qué contratos debe conocer el emprendedor digital?

La tecnología legal es el desarrollo tecnológico creado para facilitar la prestación de servicios digitales. De ahí se desprenden los contratos inteligentes o Smart contracts, son documentos basados en blockchain y su labor es la de verificar y ejecutar términos acordados. Durante 2020 crecieron 740% en México, de acuerdo con la startup de asesoría legal, TRATO.

De acuerdo con Statista, la tecnología legal generó ingresos durante la pandemia a nivel global de 17,320 mdd y se prevé que ese mercado crezca hasta 25,170 mdd en 2025 con una tasa de crecimiento anual de 7%. En exclusiva, TRATO sostuvo que los contratos más habituales son: ricardiano, escrow y joint Venture para asociaciones.

Los contratos digitales ricardianos es un protocolo criptográfico basado en blockchain que actúa entre dos partes sobre términos y condiciones acordado por dos o más personas. Describen las intenciones y acciones que tendrá lugar en el futuro y su diferencia con los Smart contracts es que este último ejecuta todo lo que define como acciones, mientras que el ricardiano es solo acuerdo entre varias partes.

Los contratos ricardianos pueden utilizarse para definir regulaciones en términos legales que podrían utilizarse para resolver alguna disputa. De acuerdo con 101 Blockchains, los contratos digitales ricardianos permiten un proceso legal sólido para comercios digitales, como el comercio electrónico, ya que tiene ese plus de cadena de bloques, aunque también puede actuar y hacer lo mismo que un contrato inteligente, ya que puede definir términos legales, es decir, instrucciones para ejecutar códigos como acciones.

Por otra parte, los contratos inteligentes o Smart contracts son protocolos legibles por computadoras, y están creados para obedecer instrucciones que controlan y dirigen las próximas acciones y eventos. Estos contratos se utilizan habitualmente para intercambiar acciones, propiedades, activos de todos los tamaños y dinero; se auto-verifica y cumple. El único problema es que no es vinculante jurídicamente, ya que solo se probaría un “conflicto entre particulares”.

Los escrow contract se utilizan cuando un grupo de personas solicitan que un activo sea mantenido por una tercera parte o testigo. Son utilizado frecuentemente para transacciones comerciales, lo que ha motivado a proveedores de servicios, o marketplaces, a crear alternativas de custodia condicionada de bienes, por la vía privada bajo el modelo legal de “encargos fiduciarios”.

Deja un comentario